Recursos Humanos

Salario emocional, clave para retener el talento

El dinero no da la felicidad. Este secreto a voces lo comparte el 64% de los más de 3 500 empleados entrevistados por el grupo suizo Adecco, quienes estarían dispuestos a renunciar a una mayor remuneración económica a cambio de un salario emocional competente. De hecho, cada vez son más los profesionales que empiezan a considerarlo como un valor añadido a sus condiciones laborales y un factor clave al acceder a un nuevo puesto de trabajo. Tanto así, que se estima que el 47% de los empleados estaría dispuesto a cambiar de compañía en función del salario emocional.

Muchas compañías son conscientes de esta realidad y se esfuerzan por ofrecer una compensación y beneficios que estimulen la motivación y el bienestar emocional de su capital humano. De hecho, son numerosas las empresas que ya cuentan con un salario emocional en el que contemplan desde planes de conciliación personalizados y programas de formación profesional hasta planes de salud o cuidado personal para la plantilla. Saben que incluir estos beneficios en sus condiciones de trabajo no solo contribuye a la retención de talento sino que mejora el compromiso y la felicidad laboral.

¿Por qué el salario emocional es cada vez más importante para las empresas?

El concepto de salario emocional es relativamente nuevo en el mundo empresarial. Básicamente, se trata de un método de retribución no económica cuyo principal objetivo radica en satisfacer las necesidades personales del trabajador, mejorar su calidad de vida y estimular su felicidad laboral. Teniendo en cuenta que el empleado promedio invierte alrededor de un tercio de su vida en el trabajo, se trata de un método de compensación y beneficios que le ayuda a conciliar su vida laboral y personal, contribuyendo a su estabilidad mental y salud física.

Sin embargo, lo que muchas empresas pasan a veces por alto es que el salario emocional no solo beneficia a los empleados sino que también influye de manera positiva en la compañía. Complementar la retribución económica con un salario emocional:

  1.     Contribuye a la retención de talento. Según un informe elaborado por la bolsa de empleo privada Infojobs, la falta de un buen salario emocional es uno de los motivos principales para la fuga del talento. Según su encuesta, el 55% de los participantes se planteaba el cambio de empleo en busca de un mejor horario mientras que el 54% lo hacía motivado por una mejor conciliación de la vida personal y laboral. Sin embargo, este problema podría evitarse con un buen plan de compensación y beneficios que contribuyese a estimular el bienestar de los empleados, su compromiso y, en última instancia, la retención de talento.
  2.     Fomenta la productividad empresarial. ¿Sabías que los empleados que disponen de un salario emocional son hasta el doble de productivos en sus tareas cotidianas que aquellos que no cuentan con estas ventajas? Asimismo, tienen hasta seis veces más energía y dedican más tiempo a sus tareas cotidianas, según un estudio realizado por el iOpener Institute de Oxford. Además, suelen ser más creativos y desarrollan una mejor capacidad para resolver problemas, lo que se traduce en una mayor productividad a largo plazo.
  3.     Reduce el absentismo laboral. Los empleados que cuentan con un plan de compensación y beneficios emocionales no sólo se sienten más satisfechos con su trabajo sino que reducen en un 37% su índice de absentismo, según un estudio realizado por la consultora internacional Watch & Act. Por una parte, se debe a que desarrollan un mayor compromiso con sus funciones y responsabilidades, de manera que intentan cumplir con sus obligaciones siempre que les sea posible. Por otra, obedece al hecho de que al sentirse más felices y tener una mayor calidad de vida, suelen enfermar menos.
  4.     Previene el estrés en el trabajo. Un estudio realizado en la Universidad del Estado de Nueva York en Stony Brook en conjunto con otras instituciones encontró que disponer de un plan de compensación y beneficios para los empleados también puede ayudar a reducir el estrés en la empresa. En práctica, esto se debe a que tener un estado de ánimo positivo ayuda a regular el ritmo cardiaco, a la vez que reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Asimismo, se sabe que el salario emocional es una buena manera de combatir la ansiedad en el ámbito empresarial.
  5.     Mejora el compromiso con la empresa. Disponer de un salario emocional hace que los empleados se sientan más comprometidos con su trabajo y los objetivos de la empresa. De hecho, ¿sabías que los empleados que tienen un salario emocional dedican más tiempo al trabajo? Así lo corroboró un estudio realizado por el iOpener Institute de Oxford, en el que se encontró que los empleados felices dedican 4 de los 5 días laborales a sacar adelante las tareas encomendadas en comparación con los 2 días a la semana que dedican los trabajadores que no disponen de un plan de compensación y beneficios emocionales.

5 elementos que deberían formar parte del salario emocional de tu empresa

Complementar la retribución económica con un salario emocional es una necesidad para las empresas que quieren retener el talento y ser competitivas en el mercado actual. Sin embargo, ofrecer cualquier plan de compensación y beneficios no vale. Para mantener el talento en la organización y fomentar el bienestar y la felicidad laboral en los trabajadores es importante ofrecer un salario emocional que realmente resulte desarrollador para el empleado y contribuya a consolidar el capital humano de la empresa. He aquí algunos elementos que no deberían faltar.

  1.     Crecimiento personal. Un buen salario emocional no solo se centra en estimular las habilidades profesionales del empleado sino que también se enfoca en potenciar su crecimiento personal. Existen muchas maneras de conseguirlo, desde talleres de desarrollo personal y conferencias sobre autoestima o gestión de las emociones hasta sesiones terapéuticas para mejorar las habilidades comunicativas o aprender a lidiar con la frustración. La idea consiste en brindarles a los empleados herramientas para que aprendan a ser mejores personas cada día.
  2.     Autonomía y libertad. Uno de los elementos del salario emocional que más valoran los empleados es la posibilidad de gestionar su propia agenda y proyectos, es decir, tener una mayor autonomía y libertad para organizar su día a día. Esto no solo les transmite la idea de que la empresa confía en ellos sino que les facilita la conciliación entre su vida personal y laboral. En este sentido, incluir diferentes opciones para que los trabajadores puedan decidir cuáles les vienen mejor o brindarles la posibilidad de expresar sus necesidades puede marcar la diferencia.
  3.     Desarrollo profesional. Apostar por el desarrollo profesional de los trabajadores es quizá una de las claves más básicas del salario emocional pero también una de las más efectivas. Ser conscientes de que la empresa se preocupa por su formación profesional aumenta el compromiso de los empleados mientras les motiva a seguir en continuo crecimiento. Para ello, se recomienda instar a los trabajadores a que elaboren un plan de carrera y comuniquen sus principales intereses profesionales para facilitarles el acceso al contenido que más les motive.
  4.     Personalización de funciones. No hay nada que motive más a un empleado que la posibilidad de adaptar su puesto de trabajo y funciones a sus necesidades. Esto no solo le brinda una mayor libertad para organizar su día a día y conciliar sus responsabilidades personales y laborales, sino que le permite tener una mayor calidad de vida. Para facilitarle la tarea, lo ideal es organizar una entrevista en la que cada empleado pueda expresar sus principales necesidades e intereses para, en función de ellos, ofrecerle un paquete de beneficios personalizados.
  5.     Reconocimiento. El reconocimiento por los resultados es otro de los elementos que no deben faltar en un salario emocional. Es una muestra de que la empresa valora el trabajo de cada empleado y reconoce su participación en el logro de un objetivo mayor. Sin embargo, también es importante centrarse en el camino y celebrar el esfuerzo y sacrificio de los profesionales durante las diferentes etapas del proyecto para mantenerlos motivados y estimular su compromiso.

Por último, es importante tener en cuenta que el salario emocional nunca debe convertirse en una excusa para hacer valer los derechos básicos de los trabajadores ni para reducir los beneficios económicos. Los planes de compensación y beneficios emocionales deben ser siempre un modo de retribución añadido a una buena remuneración económica. Solo así, será posible que su implementación contribuya a la retención de talento y el bienestar emocional del capital humano de la organización. 

INSCRIPCIÓN COMPLETA
9:00h 5 de julio 2022
El Adecco Group Institute presenta el Informe Necesidades del Mercado de Trabajo: Escasez de Talento
Prevención en las organizaciones, una decisión de futuro a reflexión con WellWo

Artículos Relacionados

Menú
REGISTRO DE ALERTAS GRATUITO
foro rrhh
Recibirás las últimas noticias, eventos y novedades sobre el sector de los Recursos Humanos.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.