Líderes

«Lo que hizo España en América es algo magnífico desde el punto de vista del management»

El asesor de alta dirección Javier Fernández Aguado ha presentado su nuevo libro: El encuentro de cuatro imperios (Kolima). Como dice el subtítulo, esta obra aborda “el management de españoles, aztecas, incas y mayas”. Fernández Aguado es escritor, presidente de MindValue y director de investigación de EUCIM. Ha sido director de la Cátedra de Management Fundación Bancaria la Caixa en IE Business School. Con este libro sigue la línea de anteriores obras. Porque su producción une un claro talante humanístico e histórico con la divulgación y el aprendizaje de la Historia aplicado al presente y, sobre todo, a la gestión de organizaciones.

Acompañando a Fernández Aguado, han intervenido durante la presentación del libro Francisco García Cabello, CEO de AZC Global, y fundador y CEO de Foro Recursos Humanos; Jesús Arroyo, Director Corporativo de Comunicación en Fundación Bancaria “la Caixa”; José Aguilar, socio en Mindvalue; Josep Capell, socio director de CEINSA; y Marta Prieto Asirón, fundadora y dirige de Editorial Kolima. El acto se ha celebrado en Caixaforum de Madrid este lunes 23 de mayo.

García Cabello ha comenzado el acto remarcando «la extensa trayectoria de Javier Fernández Aguado y la experiencia que aporta a los directivos» gracias a su «gran capacidad de comunicación» y su «empatía ante la historia». Elogia la enorme habilidad de Fernández Aguado a la hora de «leer e investigar para poder dar desarrollo a todas sus obras y convertirlas en un recurso muy práctico». La profusión de «datos, comparaciones, interpretaciones» con que el autor ilustra sus libros las hace muy reconocibles, y permite conectar «el presente con lo histórico». as Por eso aconseja la lectura de El encuentro de cuatro imperios, «un ejemplo de gran conocimiento y actualidad».

Modelos organizativos

En opinión de Capell, el libro muestra cómo «los modelos organizativos que no promueven la equidad son modelos insostenibles». Sólo perduran a base de guerras y a largo plazo no funcionan. «Hay que aprender de la historia, porque acabamos repitiendo lo que se hizo en otras épocas; y nada funciona si no se percibe lo equitativo», dice Capell.

Por su parte, José Aguilar destaca tres aspectos que suponen el sello característico de Fernández Aguado. En primer lugar, el autor «no repite clichés y maneja una base documental exhaustiva». En segundo lugar, «su carácter práctico con elementos hoy válidos para las personas y para las organizaciones, de modo que da solución a problemas actuales». El tercero de estos puntos consiste en que «Javier Fernández Aguado se lo pasa bien y debiera ver la cara de sus lectores, en quienes despierta complicidad y sonrisa». Fernández Aguado «no avasalla con erudición, sino que, gracias a una fina ironía, conecta con el lector». En este sentido, Aguilar enlaza la capacidad de conectar de Fernández Aguado y el tema principal de este libro: encuentro enriquecedor de culturas distintas. El encuentro de lo diferente como oportunidad de mejora.

Fascinación por América

En su turno, Javier Fernández Aguado ha despertado las sonrisas de que hablaba José Aguilar, pues ha dedicado sus primeras palabras a Trayectoria manipulada, el libro que su hijo Enrique —de doce años— acaba de publicar. A continuación, ha citado un refrán africano: «todo río grande nace lejos», pues este libro se comenzó a gestar en 1991. En aquel entonces, Fernández Aguado trabó su primer contacto con América por medio de una fundación que facilitaba formación a ecuatorianos discapacitados. Tras esa experiencia en Ecuador, el autor no ha parado de regresar «a América, desde Canadá hasta Chile». «Estoy fascinado por las culturas precolombinas, he visitado misiones y restos arqueológicos, desde San Antonio (Texas) hasta Bolivia», reconoce con alegría. «Hablamos de misiones españolas donde se aprendía, por ejemplo, a fabricar y también a tocar el violín», explica.

Interés en la formación

Fernández Aguado ha agradecido a Enrique Sueiro, asesor de comunicación directiva que también estaba presente en este evento. Sueiro es uno de los referentes que permite salir al paso de la “leyenda negra”. «España puede estar orgullosa de su historia porque lo que hizo España es algo magnífico desde el punto de vista del management», asegura el autor. Admite que «hubo algunas cosas malas y muchísimas otras muy maravillosas». Como ejemplo, explica que «85 años de que en lo que hoy es Estados Unidos hubiera una universidad, existían numerosas universidades en la América Española, así como todo tipo de centros educativos». Lo cual se debía a que «existía una fuerte preocupación por parte de las autoridades españolas y las eclesiásticas en la formación».

Otro caso que cita Fernández Aguado es de Juan Latino, un esclavo negro que, en la España del siglo XVI, logró su libertad y acabó como catedrático en la Universidad de Granada. Algo que contrasta con la discriminación racial que padeció la población negra en Estados Unidos hasta muy avanzado el siglo XX. En todo caso, el autor recalca que «los españoles que fueron a América estaban interesados en varias cosas», lo cual forma parte de la incongruencia natural del ser humano. Pero «lo que estaba claro es que había un escrutinio ético de la conquista».

Legado precolombino

Por otro lado, «también podemos aprender de las culturas precolombinas», ha seguido charlando Fernández Aguado, en referencia a aztecas, incas y mayas. Ensalza varios de los planteamientos normativos de aquellos pueblos; por ejemplo, «no había puertas, porque ahí tenían un sistema de judicial muy eficaz», remarca con ironía. Eran pueblos con fuertes contrastes éticos: por una parte, el aborto estaba condenado, pero, por otra parte, practicaban sacrificios humanos y canibalismo. Por eso, cada capítulo ofrece «veinte enseñanzas sobre lo que debiéramos hacer y lo que no debiéramos hacer, a partir del aprendizaje que obtenemos de estos tres imperios precolombinos».

Valora muy positivamente «la gran relevancia que los imperios precolombinos concedieron a la formación, pues se pretendía formar a la élite a base de exigencia». «Eran organizaciones donde había premios y castigos, no como en la actualidad», en referencia a las leyes educativas que suponen, en la práctica, el aprobado general. Tras repasar algunos puntos que pueden emularse, incluyendo aspectos fiscales, Fernández Aguado ha aplaudido el encuentro y mestizado de esas culturas y España. «Somos españoles a ambos lados del océano y hay que pensar en lo que nos une: idioma y creencias compartidas; y dejar de flagelarnos», afirma. En su opinión, «hace falta una recuperación de los aventureros hicieron grande a España, y que no fueron sino emprendedores». Al despedirse, formula un deseo: «que España sea una dulce madre, y no una madrastra», parafraseando al poeta.

INSCRIPCIÓN COMPLETA
9:00h 5 de julio 2022
Inscríbete al encuentro: Cómo mejorar la Experiencia del Candidato
Un estudio apunta la escasez de sanitarios, hacen faltan 43 millones en todo el mundo

Artículos Relacionados

Menú
REGISTRO DE ALERTAS GRATUITO
foro rrhh
Recibirás las últimas noticias, eventos y novedades sobre el sector de los Recursos Humanos.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.