Recursos Humanos

Cuando un silencio incómodo puede convertirse en nuestro mayor capital

El silencio es un fenómeno que es usado de forma estratégica por grandes empresarios actuales como son Tim Cook, CEO de Apple o Jeff Bezos, fundador de Amazon, quienes aplican la ‘regla del silencio’ en sus negocios. Dicha técnica, desarrollada por Justin Bario autor de Inteligencia Emocional, se basa en hacer una pausa antes de dar respuesta a una pregunta desafiante, para generar mayor interés en la respuesta.

 

Sin embargo, a pesar de ser una técnica utilizada, lo cierto es que saber hacer un buen uso del silencio muchas veces resulta difícil ya que tenemos la necesidad de llenarlo constantemente. Solemos pensar que si no tenemos la suficiente confianza con nuestro interlocutor, el silencio es incómodo y comenzamos a hablar sin parar, diciendo cosas que hasta quizá no querríamos. Tal afirmación queda demostrada con un estudio realizado por la Universidad de Groningen, en los Países Bajos. Los expertos observaron que cuando un silencio en una conversación se extiende a cuatro segundos, la gente comienza a sentirse incómoda.

 

Si a este contexto le sumamos, además, el estar viajando con un jefe, por ejemplo, sin dudas ese silencio puede resultarnos incluso peor. Pero ¿sabías que el silencio puede ser nuestro gran aliado cuando nos enfrentamos a un largo viaje con nuestro jefe? Y es que un silencio con nuestro jefe no tiene por qué convertirse en un momento incómodo, es más, debemos ser capaces de aprovecharlo y sacarle partido sin temor a equivocarnos. Eso sí, siempre con las herramientas correctas que nos garanticen el éxito de la conversación.

 

La clave está, entonces, en seguir los tips perfectos para que este tan temido silencio con el jefe pueda convertirse en un espacio-tiempo para aprovechar y fortalecer la relación con el que es nuestro superior en el día a día:

  • Elige las palabras adecuadas: cuando los nervios se apoderan de uno mismo, uno de los síntomas más famosos es hablar sin medir las palabras. Por ello, es de especial importancia seleccionar el vocabulario idóneo para la persona a la cual nos dirijamos, en este caso nuestro jefe. De este modo, evitaremos utilizar ciertas expresiones que puedan derivar en malinterpretaciones. No es necesario prepararse con antelación el encuentro, ya que no podemos dominar el tiempo a nuestro gusto, sin embargo si podemos pensar en aquellas expresiones que mejor debemos evitar.
  • Cuidado con la comunicación no verbal: todo gesto comunica. Esta afirmación debemos grabarla en nuestras mentes cuando hablemos con nuestro superior. Cuando estamos en silencio, nuestros gestos cobran especial importancia, y es cuando más atención captan. Por ello, debemos mantener una compostura que no desprenda nerviosismo, como lo hacen los brazos cruzados o bien apartarse el cabello constantemente, y por el contrario mostrarnos dispuestos a entablar cualquier tema. Para hacerlo podemos ladear la cabeza al escuchar e incluso asentir cuando el tema sea de nuestro interés, todo ello para apoyar la conversación.
  • Experto por un día: otra de las técnicas más utilizadas cuando no se dispone de ningún tema y el silencio ya se esté alargando, es convertirse en un experto sobre algún tópico en el que se encuentren los implicados. A esta habilidad se la llama convertirse en “crítico gastronómico”, y hace referencia a conversar alrededor del plato que se está comiendo o bien el transporte con el que se viaja, para así intentar ofrecer un nuevo tema de conversación común. Con esta técnica, la persona puede ser experta sobre cualquier factor que lo rodee, ya sea objetos, culturas e incluso sobre la compañía con la que se viaja.
  • Opina. Siempre sin miedo: una conversación debe alejarse del monólogo constante de uno de los implicados a la vez de evitar pregunta tras pregunta, ya que es precisamente el escenario perfecto para un silencio que ponga fin a la charla. Por el contrario, y para que la conversación resulte excitante e interesante, debes exponer tu punto de vista sin temor a equivocarte y así invitar al otro a posicionarse sobre el tema, invitándolo a debatir, en el caso que no coincidáis, o bien ahondar sobre temas comunes aportando la experiencia personal.

Autor: Giovanni Bernardi, Jefe de Ventas de BizAway

Hoy en el Foro: El desarrollo de un pensamiento humanista por parte de las organizaciones
Las imágenes del XIX Encuentro Anual Foro Recursos Humanos «al detalle»

Artículos Relacionados

Menú
REGISTRO DE ALERTAS GRATUITO
foro rrhh
Recibirás las últimas noticias, eventos y novedades sobre el sector de los Recursos Humanos.
ForoRecursosHumanos Recibe todas las novedades y eventos
No
Permitir Notificaciones
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.