Líderes

Enel presenta su plan estratégico 2023-2025

Endesa ha presentado a la comunidad inversora la actualización de su plan estratégico para el periodo 2023-2025. Este plan profundiza en la senda de la descarbonización del mix de generación de la compañía. Al mismo tiempo, focaliza su oferta a los clientes domésticos y empresariales en los servicios de valor añadido y en el suministro de electricidad a partir de fuentes no emisoras. En total, la inversión contemplada en la nueva estrategia para la Península Ibérica crece un 15% respecto al plan 2022-2024, hasta los 8.600 millones. Lo cual se debe, en gran medida, al acelerón en promoción de parques solares y eólicos. Este segmento absorbe 4.300 millones, un 39% más que en el plan previo.

Asegurar precios asequibles y seguridad de suministro

José Bogas, consejero delegado de Endesa, se ha dirigido a los inversores durante la presentación del plan. “En el actual contexto de mercado, la aceleración de la electrificación de los consumos energéticos a partir de fuentes limpias se revela como la vía para lograr un sistema energético confiable en toda Europa”. Lo cual, según Bogas, debe reducir la volatilidad de los precios y contribuir a la recuperación económica. “Los Gobiernos están buscando vías para asegurar precios asequibles, seguridad de suministro y sostenibilidad ambiental”, señala.

Desde Endesa, “queremos apoyarnos en las fortalezas de nuestro modelo de empresa”, dice Bogas. Este directo describe a Endesa “verticalmente integrada”. Y aspira a “cubrir una proporción cada vez mayor de los contratos a precio fijo con nuestros clientes con nuestra creciente producción libre de emisiones”. De esta manera, la empresa0 podrá reducir el perfil de riesgo y “garantizar precios competitivos a familias, empresas y administraciones”.

La inversión prevista para el desarrollo de potencia renovable absorbe la mitad de la inversión total del trienio. Además, permitirá sumar 4.400 MW de potencia solar (3.000 MW) y eólica (1.400MW). Así, se pretende alcanzar un volumen de potencia sin emisiones de 13.900 MW en 2025 (esta cifra incluye 241 MW de BESS e H2). Este número supone un 51% más que a final de 2022. Con ello, el 91% de la producción eléctrica en la Península Ibérica será libre de emisiones. Se parte del 72% previsto a cierre del presente año. Endesa acelera así la senda hacia las cero emisiones netas. Se excluye el uso de tecnologías de almacenamiento de carbono, fijada para 2040 para el conjunto de la compañía.

58% solar, 16% eólica

Este crecimiento en renovables se sustenta en una cartera de proyectos de las más amplias y diversificadas del sector. Con unos 85 GW, de los que 14 GW están en un estado de tramitación administrativa madura. Algo más de 1.000MW están ya en ejecución. El 58% de la cartera es solar, el 16% eólica y otro 20% corresponde a proyectos de almacenamiento con baterías. El plan 2023-2025 incluye 200MW de este tipo de almacenamiento, tecnología que se incorpora como novedad respecto al plan anterior. Va asociada a los dos grandes proyectos de transición justa ganados este año en Pego (Portugal) y Andorra (Aragón).

Este esfuerzo en la creación de un mix energético limpio es la palanca sobre la que Endesa se apoyará para poder ofrecer precios asequibles y servicios de valor. A lo cual se une una inversión prevista de 900 millones hasta 2025 destinada a los clientes. La cartera de contratos en el mercado libre se incrementará en un 6%. Se calcula llegar hasta los 7,3 millones a cierre del periodo. Lo que ayudará a que el volumen total de ventas liberalizadas de electricidad a precio fijo crezca un 2%, hasta 51 TWh (terawatios hora).

Endesa ha mantenido en 2022 precios a sus clientes con contratos a precio fijo muy por debajo de las cotizaciones spot del mercado eléctrico. A lo largo del Plan, se prevé seguir con esta política de precios a clientes a precio fijo. En 2025 se pretende que sean incluso un 10% inferiores respecto a 2022. Con ello, se quiere mejorar la base de clientes que apuestan por avanzar en su electrificación. Por su parte, el volumen de puntos de recarga públicos y privados se multiplicará por cinco respecto del cierre de 2022. Se quiere llegar hasta 66.000.

Autoconsumo e incertidumbre regulatoria

El otro gran capítulo de inversiones del nuevo plan, junto a las renovables, es el de las destinadas a la red de distribución. Se sitúan en 2.600 millones. Lo cual es ligeramente inferior al periodo 2022-2024. El objetivo consiste en adaptarse a un contexto de mayor incertidumbre regulatoria.

Ese volumen inversor se distribuye en tres ejes. Por una parte, la digitalización, que supone el 42%. En segundo lugar, la adaptación de la red a las nuevas necesidades de los clientes, como el autoconsumo o la generación distribuida. Esta partida absorbe otro 34%. En tercer lugar, un 24% para reforzar la calidad y enfocado tanto a pérdidas como a tiempo de interrupción. En cuanto a los marcos regulatorios de la actividad de distribución, la compañía considera que deben de facilitar su transformación para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas.

Antonio Garamendi reelegido como presidente de la CEOE
La inestabilidad económica marca las relacionales laborales para el 2023

Artículos Relacionados

Menú
REGISTRO DE ALERTAS GRATUITO
foro rrhh
Recibirás las últimas noticias, eventos y novedades sobre el sector de los Recursos Humanos.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.