Líderes

El coronavirus, un examen a la gestión del compromiso

Luis Fernando Rodríguez, CEO de Watch & Act, nos ha ofrecido su visión del coronavirus en la empresa y la oportunidad de hacer de esta crisis una prueba de la gestión del compromiso.

«Nunca habríamos pensado que un ser minúsculo procedente de China pudiera poner patas arriba todo nuestro sistema económico, social y empresarial.

Pero lo cierto es que el coronavirus ha provocado una situación inédita en nuestro país, que en ciudades como Madrid ha trastocado por completo las rutinas personales y profesionales de decenas de miles de personas.

Con todos los centros educativos cerrados y la petición expresa del Gobierno a las empresas de que faciliten en la medida de lo posible a sus empleados la opción del teletrabajo, los domicilios particulares se han convertido en el centro neurálgico de la actividad laboral para muchas organizaciones.

Empleados que nunca habían trabajado desde casa se han visto abocados a hacerlo ‘por imperativo estatal’, probando en muchos casos por primera vez esta alternativa totalmente viable gracias a la tecnología, pero a la que muchas empresas más ancladas en el pasado que en las tendencias de futuro eran todavía reacias. Tal vez de esta crisis pueda surgir un nuevo escenario para estas compañías, y a partir de ahora decidan incorporar el teletrabajo como opción para sus trabajadores una vez se reconduzca la situación actual hacia la normalidad.

Pero pensemos por un momento en esos empleados que, de repente, ven cómo su rutina profesional se trastoca, partiendo de una situación de ‘rumorología’ y muchas dudas sobre qué va a pasar, qué medidas va a tomar la empresa y cómo les va a afectar para, posteriormente, enterarse de que tienen que irse a sus casas a trabajar, en principio durante al menos 15 días.

En esas circunstancias, sabremos si la compañía ha mantenido una buena política de recursos humanos y se ha preocupado por gestionar adecuadamente el compromiso de sus trabajadores, pues de ello va a depender que el negocio siga adelante acusando el menor impacto negativo posible derivado de la actual crisis.

Porque la actividad empresarial debe seguir adelante, y si cada individuo tiene que realizar su desempeño de forma aislada, desde su casa, pendiente además de sus hijos si los tiene -con las distracciones que esto, inevitablemente, representa-, es imprescindible que ese individuo se sienta sólidamente comprometido con su empresa para que se esfuerce por dar de sí todo lo posible para mantener su productividad.

Desde casa no van a percibir del mismo modo la influencia de un buen líder de departamento, de ese empleado clave que es capaz de motivar al grupo en situaciones difíciles. Esta coyuntura se gestiona de forma individualizada y, por tanto, es vital que el trabajador sienta ese compromiso por sí mismo, y sea capaz de automotivarse para tratar de que la maquinaria siga funcionando con normalidad.

La persona, en el centro del negocio

Pero, ¿qué ha de hacer una empresa para contar con este perfil de empleados, tan necesarios no sólo en situaciones difíciles, sino para el buen fluir de su actividad de cada día? Sin duda, considerar la gestión de personas como un área estratégica para la compañía, apostar por una cultura corporativa que sitúe a la persona en el centro del negocio y ser capaz de cuidar, motivar y retener el talento de sus trabajadores.

La primera beneficiada al construir ese buen clima laboral será la propia organización, pues está demostrado que una plantilla satisfecha, motivada y comprometida es más productiva y obtiene mejores resultados para el negocio. Según estudios de Watch&Act, una estrategia adecuada de gestión del compromiso se traduce en un 37% menos de absentismo, un 41% menos de tareas no ejecutadas o mal realizadas, un aumento del 10% en la satisfacción de los clientes y del 250% en innovación empresarial, entre otros aspectos.

El compromiso es un estado motivacional y afectivo del empleado que se traduce no sólo en que haga bien su trabajo e intente aprender y mejorar cada día, sino también en que trate de contribuir a que los demás hagan lo mismo, ayudando al que no llega, no puede o no sabe, compartiendo la visión de su equipo y persiguiendo el bien común de toda la compañía.

Por ello, trabajar el engagement de los empleados, gestionar adecuadamente el compromiso de sus equipos, confiar en ellos y habilitar espacios para la creatividad y la innovación que les permitan desarrollar sus plenas capacidades, apasionarse y buscar siempre más allá son aspectos que determinan la mejor inversión de una organización.

Siempre se ha dicho que en situaciones difíciles es cuando de verdad se conoce a las personas. Pues bien, el coronavirus servirá para que muchas compañías evalúen sus propias políticas de gestión de recursos humanos y para que miles de empleados demuestren su responsabilidad y compromiso.

Y sin duda, será una prueba de fuego para validar el modelo del teletrabajo en nuestro país».

Luis Fernando Rodríguez, CEO de Watch&Act

10 consejos para virtualizar rápidamente su espacio de trabajo
La sociedad civil se une para dar voz a los jóvenes

Artículos Relacionados

Menú
REGISTRO DE ALERTAS GRATUITO
foro rrhh
Recibirás las últimas noticias, eventos y novedades sobre el sector de los Recursos Humanos.
ForoRecursosHumanos Recibe todas las novedades y eventos
No
Permitir
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.