Atrapados por el ego

A medida que ascendemos por la escalera del poder y nos rodeamos de privilegios y signos de estatus, aparece ese ego seductor y excluyente que tiende a aislarnos.

No estaba descaminado Andy Warhol cuando anunció en 1968 que “en el futuro, todos seremos mundialmente famosos durante 15 minutos”.

Si el escaparate digital hace que cualquiera pueda ser famoso por un breve período de tiempo, la granja de las vanidades nos muestra uno de los animales que más han crecido a la sombra del poder, el ego narcisista que nubla la visión del directivo.

A medida que un directivo asciende por la escalera del poder y se rodea de privilegios y signos de estatus, aparece ese ego seductor y excluyente que tiende a aislarnos y hacernos perder contacto con la gente, con la cultura real y, al final, con nuestros clientes.

¿Cuántas veces nos hemos callado opiniones frente a nuestros jefes, porque sabemos que no les gusta escuchar un criterio diferente?

Y como jefes, seamos sinceros, ¿no nos gustan más esos colaboradores que nos dicen lo bien que lo hacemos, frente a los críticos que nos incordian con sus comentarios?

¿Y cómo no hablar de los políticos, cuando en realidad anteponen su ego frente a los intereses generales de la sociedad a la que sirven?

Cuanto más poder vamos acumulando, más notamos que la gente tiende a complacernos, a prestarnos más atención, a aceptar más fácilmente nuestros argumentos, y a reírnos las gracias.

Todas estas cosas masajean y cosquillean nuestro ego, haciéndole crecer y esperar su ración diaria de adulación, porque es insaciable.

Es lo que los expertos denominan como Síndrome de Hubris, un desorden de la personalidad, que padecen ciertas personas que ejercen el poder, y provoca una conducta prepotente, narcisista e incapaz de cambiar de opinión.

Un ego excesivo puede acabar deformando nuestra perspectiva, empequeñecer nuestra visión de las cosas, corromper nuestros valores y, finalmente, afectar negativamente a nuestra mente.

Un ego exacerbado representa un elevado riesgo para nosotros, para nuestra gente y para nuestra organización.

Nos hace muy vulnerables ante los demás al hacernos más predecibles, más manipulables.

Por otra parte, a mayor ego, menor aprendizaje ante los errores y fracasos, que no asumiremos como propios y, lo que es peor, seremos sordos frente a quienes se atrevan a contradecir nuestra opinión.

Sordos y ciegos, que no mudos, frente a todo aquello que difiera de lo que pensamos.

Liberarse del ego adictivo no es tarea fácil. Exige tomar conciencia de ello, capacidad de desapego, y coraje para nadar contracorriente.

No está al alcance de cualquiera renunciar a aquellos privilegios que sólo sirven para alimentar nuestro ego y estatus, rodearse de gente que nos diga siempre lo que piensa, y ser humildes y agradecidos.

Hace falta tener gran seguridad en uno mismo para darse cuenta que, las opiniones que nos hacen replantearnos nuestra propia visión sobre las cosas, son las más valiosas.

Si nuestra capacidad para liderar y gestionar las transformaciones es cada vez más importante, el ego es un lastre muy peligroso.

Nos desconecta de la realidad, nos invalida para dar ejemplo personal, y nos desautoriza para encabezar la expedición.

Seres superiores, pero profesionalmente autistas. Porque el liderazgo trata de la gente, y la gente cambia continuamente.

Si dejamos que nuestro ego condicione lo que vemos, lo que oímos, y lo que creemos, habremos dejado de ser ejemplares, útiles e influyentes.

Como dice el escritor Marcos Chicot, “nada nos ensordece tanto como nuestras propias palabras”.

Porque nosotros, los de entonces, aquellos que intuimos que en tiempos de cambio es más importante escuchar, observar y avanzar ligeros de equipaje, seguimos siendo los mismos.

Tomás Pereda
Colaborador de Foro Recursos Humanos, de AZC GLOBAL

Puedes estar interesado

Observatorio generación y talento: la generación baby boomer
Recursos Humanos
52 vistas
Recursos Humanos
52 vistas

Observatorio generación y talento: la generación baby boomer

Redacción RRHH - 14 octubre 2019

En nuestro programa de los lunes, hoy hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre la generación baby boomer gracias a…

La cultura y los valores de LaLiga
Recursos Humanos
92 vistas
Recursos Humanos
92 vistas

La cultura y los valores de LaLiga

Redacción RRHH - 14 octubre 2019

El pasado martes, en el encuentro de Recursos Humanos que hemos celebrado en la capital hispalense entre Sevilla y Betis,…

La mochila de valores
El comentario del Foro RRHH
125 vistas
El comentario del Foro RRHH
125 vistas

La mochila de valores

Redacción RRHH - 13 octubre 2019

Walter Scott, escritor británico del Romanticismo escribió una vez: "La vida no es sino un partido de fútbol". Y de…

Hoy 14-10-2019 en Foro Recursos Humanos a las 12:00
Foro RRHH en directo
102 vistas
Foro RRHH en directo
102 vistas

Hoy 14-10-2019 en Foro Recursos Humanos a las 12:00

redaccion - 13 octubre 2019

Hoy en el Foro Volvemos con el Observatorio Generación y Talento, y por supuesto con las socias directoras: Elena Cascante…

Tendencias del employee branding en 2019
Recursos Humanos
311 vistas
Recursos Humanos
311 vistas

Tendencias del employee branding en 2019

Redacción RRHH - 11 octubre 2019

BlogsterApp Ambassador ha elaborado el primer estudio en español sobre la Tendencia del Employee Branding en España 2019. El objetivo…

En una crisis deportiva, ¿cuál es el papel del departamento de Recursos Humanos?
Recursos Humanos
226 vistas
Recursos Humanos
226 vistas

En una crisis deportiva, ¿cuál es el papel del departamento de Recursos Humanos?

Redacción RRHH - 10 octubre 2019

Cuando hay una crisis deportiva en un club de fútbol, ¿cuál es papel de las personas que conforman el departamento…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies