El comentario del Foro RRHH

Aprender a equivocarnos para innovar

Nos educan para no fallar. Nos enseñan a hacer las cosas bien, de la manera que se han hecho siempre para conseguir un resultado concreto, y crecemos con esa idea de que si algo funciona porque cambiarlo.

Cuando acompaño procesos de transformación en las empresas, es algo muy común, escuchar a las personas decir “aquí siempre lo hemos hecho así” sobre todo las nacidas en el siglo XX.

Desde pequeños aprendemos a hacer las cosas bien y nos premian por ello. Aprendemos por repetición modelando los comportamientos de nuestro entorno.

Haciendo las cosas cómo nos han dicho que había que hacerlas y haciéndolas siempre de la misma manera, nuestro cerebro automatiza los procesos y una vez establecidos no se les cuestiona más.

Nadie nos explica que la mayoría de las grandes invenciones de la historia se han conseguido tras muchos intentos fallidos.

Como ocurrió a Thomas Edison, a quién uno de sus discípulos preguntó porque seguía persistiendo en construir la bombilla tras miles de intentos fallidos y este respondió: “No son fracasos, he conseguido saber miles de formas de cómo no se debe hacer una bombilla”.

Lo que antiguamente solo se podían permitir los inventores, filósofos y visionarios, hoy debemos aprenderlo todos si queremos sobrevivir en el mundo del trabajo actual: la creatividad y el pensamiento crítico, se han convertido en competencias imprescindibles para mantenerse en el mercado laboral.

Según el informe 2020 del Global Economic Forum de Davos, estás dos competencias están en el top 10 de las habilidades blandas que serán más demandadas por las empresas en los años a venir.

Para desarrollarlas tenemos primero que aprender a equivocarnos.

Atrevernos a hacer las cosas de una manera diferente, abrir nuestra mente e imaginar nuevas vías y formas que nos puedan llevar a nuevas soluciones.

En una organización, esto solo es posible empezando por la cúpula directiva.

Necesitamos líderes que sepan cuestionarse más allá del status quo, con suficiente confianza en si mismos para aceptar la critica constructiva, con flexibilidad para aprender, con empatía y resiliencia para poder acompañar a los equipos en este desarrollo y generar esperanza.

Implementar una cultura de feed-back permanente en la empresa, adoptar un liderazgo de servicio (más conocido en inglés por “servant leadership”) son dos de las claves para conseguir espacios de confianza en las organizaciones, donde la creatividad y el pensamiento critico puedan crecer y desarrollarse.

Eva Viedma

Consultora, terapeuta, coach y formadora

www.evaviedma.com

INSCRIPCIÓN COMPLETA
9:00h 5 de julio 2022
Los directivos de la salud (Sedisa) desde el compromiso y la responsabilidad ante la pandemia
Hoy en el Foro… Generacciona y los retos de la integración de la diversidad en nuestras organizaciones

Artículos Relacionados

Menú
REGISTRO DE ALERTAS GRATUITO
foro rrhh
Recibirás las últimas noticias, eventos y novedades sobre el sector de los Recursos Humanos.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.